Todo sobre el cambio DSG: qué es, cómo funciona, sus ventajas y sus competidores

Todo sobre el cambio DSG: qué es, cómo funciona, sus ventajas y sus competidores

Todo sobre el cambio DSG: qué es, cómo funciona, sus ventajas y sus competidores

En casi toda Europa el cambio manual ha sido el favorito de los conductores, no siendo España una excepción, hasta que Volkswagen revolucionó la forma de conducir en 2003 con el lanzamiento al mercado de un sistema de cambio automático conocido como DSG (Direct Shift Gearbox) por sus siglas en inglés.

Estaba montado en el Golf R32 y supuso un cambio de mentalidad y la aparición en el mercado de cambios automáticos, secuenciales, semiautomáticos… que siguen evolucionando y mejorando la eficiencia de los coches que lo montan, aportando, además, mayor seguridad y comodidad en la conducción.

Pero hoy vamos a hablar del cambio automático DSG, el primero en mejorar prestaciones y consumos con respecto a los cambios manuales existentes, disponible en 6 o 7 velocidades en toda la gama de coches de Volkswagen.

¿Qué es el cambio DSG y cómo funciona?

En realidad la caja de cambios DSG está formada por dos cajas de cambios unidas entre sí con un embrague independiente para cada una, encargándose una de las marchas pares  y otra de las impares y la marcha atrás.

Para entender cómo funciona el cambio DSG de Volkswagen pongamos un ejemplo práctico. Imagina que vas circulando en cuarta velocidad (marcha par), en ese momento la caja de cambios que se encarga de las marchas impares tendrá preseleccionada la tercera y la quinta marcha para, en caso de acelerar, subir a ésta o bajar a tercera si frenas, es decir, sólo tiene que cambiar de embrague, siendo este proceso muy rápido y apenas perceptible, mejorando de esta forma las cajas manuales y las automáticas de convertidor par.

Ventajas del cambio DSG de Volkswagen

La caja de cambios DSG de la firma alemana posee numerosas ventajas relacionadas tanto con el consumo, como con el rendimiento pasando por la seguridad en al conducción, siendo altamente recomendable.

  • Al engranarse las marchas automáticamente, el conductor puede dedicarse sólo a manejar el volante y mirar los espejos y lo que ocurre a su alrededor.
  • Mejora el confort en la conducción, haciendo que sea más sencilla y práctica.
  • El cambio se realiza en 40 milisegundos, siendo uno de los cambios más rápidos del mercado actual, mejorando notablemente al cambio manual y al automático con convertidor par.
  • Mejora el consumo, incluso con rendimiento mejorado en muchos casos con respecto al coche automático.
  • Aúna desde la conducción más deportiva hasta la más urbana al poderse montar en todos los modelos de Volkswagen.
  • Al poseer versiones de seis o siete velocidades, se adapta a todo tipo de conducciones, coches y terrenos.
  • En pendientes descendentes, cuenta con un modo de retención muy útil.
  • En caso de fallo, está dotado con un sistema de emergencia para circular con marchas bajas.

¿Qué otros cambios automáticos podemos encontrar en el mercado?

  1. Audi S-Tronic. Esta caja automática de doble embrague, exactamente igual a la DSG, es la denominación que usa Audi. La verás montada en coches compactos como el A1 hasta deportivos brutales como el R8.
  2. BMW DKG. El BMW M4 monta esta caja de cambios de siete marchas, con opción de regular la velocidad del cambio en tres niveles, que resulta rapidísima y algo brusca en el modo más rápido.
  3. Ford Powershift. En el Ford Focus, Ford C-Max y Ford Galaxy encontramos este cambio automático con seis velocidades. También en Porsche (PDK) y Renault (EDC).

Parte superior